sábado, 28 de julio de 2007

Biocombustibles... ¿buenos o malos?

El sobrecalentamiento global esta de moda y con esto la crisis energética es lo "in" en las agendas políticas de varios lugares del mundo. Ante esto surgen varias alternativas con un claro desarrollo (coches híbridos, campañas de ahorro de energía como el Global Earth, etc.) y quedan otras muchas alternativas un poco más rezagadas (cambio del estilo de vida, algunas tecnologías de generación de energía como la eólica o la solar).

Entre todo esto un tema candente es el uso de biocombustibles. Esto es obtener combustibles a partir de sustancias orgánicas (principalmente caña y maiz). La justificación ambiental es que estos combustibles son renovables en el sentido de que puedes sembrar más caña de azucar o maís y que no afectan el balance de carbono pues el carbono que despiden al quemarse es el mismo que absorbieron al crecer la planta. Por otro lado han surgido críticas diciendo que el desarrollo de los biocombustibles puede propiciar la creación de organismos transgénicos (con sus ya conocidas consecuencias de contaminación genética), la destrucción de bosques y selvas para sembrar más y los monopólios de semillas y cultivos (algo común en la agricultura actual). Además se dice que considerando la contaminación de los tractores y camiones de carga usados para la siembra y producción de los biocombustibles, a final de cuentas siguen contaminando.

Con campañas a favor y en contra de los combustibles aquí y allá, e incluso con algunos ejemplos donde el uso de los biocombustibles es ya muy desarrollado (Brasil), propongo que compartamos opiniones sobre este tema para aprender mutuamente. Así que por favor comenten con su opinión sobre los biocombustibles... son bueno? malos? o en qué forma podrían ser buenos o malos?

2 comentarios:

Arturo Palero dijo...

No creo que sea tan sencillo poner una etiqueta de "bueno" o "malo", simplemente hay que analizar las circunstancias, si el generar biocombustibles pone en riesgo el abastecimiento alimenticio obviamente no es el mejor combustible, sin embargo si lo obtenemos de residuos o producimos excedentes (despues de satisfacer las necesidades) que sean aprovechables, si es una posibilidad de un mejor combustible.

Sin embargo y a mi parecer hay muchisimos mas parametros que tenemos que analizar y evaluar, si bien la produccion de biocombustibles en brasil a partir de la caña han funcionado, esta formula no asegura que en otro pais resulte, ya sea por falta de agua (norte de mexico) o por falta de espacio (sur de mexico) o por alguna otra caracteristica.

Quiza la apuesta es producirlos en microescala y no intentar sustituir los combustibles actuales de un dia para otro.

¿Ustedes que opinan?

Sayel dijo...

Yo estoy de acuerdo en que no es tan sencillo como bueno y malo. Para mi gusto lo mejor sería que los biocombustibles fueran una forma de "reciclar" los desechos orgánicos (como lo menciona Arturo). Creo que entre la generación de alcoholes que sirvan como combustible y la producción de biogas podrían ser muy útiles y además de no aportar gases de efecto invernadero (el balance global sigue igual) sería una opción para reducir la basura.

El problema que veo es que esta es tal vez la energía alternativa que más facilmente puede monopolizarse porque ya hay monopolios muy fuertes de semillas (Monsanto por ejemplo). Esto la hace ver como una opción de expansión para estas compañías y pone en riesgo a las selvas y bosques (que en algunos paises ya se estan convirtiendo en plantios para producción de biocombustibles), la biodiversidad por el uso de transgénicos y además cuestiones socio-económicas por las prácticas monopólicas que utilizan.

Desde mi punto de vista la solución al problema energético debe ser 1.- ahorro, 2.- diversificación de fuentes de energía apoyando las más sustentables (la energía solar, eólica, geotérmica, etc.), 3.- utilizar fuentes de energía con impáctos ambientales solo en la medida necesaria (petróleo, espacio para sembrar caña, construcción de presas hidroeléctricas). Esto nos daría más seguridad energética por tener diversas fuentes de energía y permitiría el desarrollo de nuevos nichos de trabajo.